La fiebre de un sábado azul y un domingo sin tristezas.

La fiebre de un sábado azul
y un domingo sin tristezas.

jueves, 24 de marzo de 2011

La maquina de escribir


Me acuerdo perfectamente, eran las seis de la tarde y mi papa llegaba a la casa con una pesada caja color aqua, la puso sobre una mesa, abrió los seguros de cada orilla y allí estaba, la primera maquina de escribir que yo podia tocar. Era una marca Olympia (cuestión ochentera de verle la marca a las cosas antes de saber como funcionan)
Las maquinas de escribir, si bien es cierto ya las conocía mediante a la magia de la televisión, nunca las había podido tocar, muchos menos entender como funcionaban y de paso intentar escribir un par de la palabras en una hoja de cuaderno manchado, esto ultimo hecho a escondidas, porque esta claro que si alguien me miraba me iban a sonar un par de fajazos “por arruinar la maquina” 

La idea de que todas las cosas nuevas las arruinaban los cipotes son cosas de los ochentas, recuerdo claramente que te decían, no cambies tanto el canal que vas a arruinar la perilla (de hecho se barría) y otras, no me imagino que hubiesen hecho esos padres con los inventos de hoy en día.

Bien, volviendo a la maquina,  preparar una máquina de escribir y de paso escribir un documento en esta, no era comida de trompudo, existían grandes instituciones dedicadas solo al arte de ser oficinista, los pomposos títulos para las chicas eran secretaria comercial, ejecutiva comercial,bilingüe y Ejecutiva bilingüe, sin olvidar el secretariado taquimecanógrafo, claro siempre existió el tipo de chica que era inútil en todas estas artes pero contaba con un buen par de piernas, bonita sonrisa y moral relajada.

Hecha la excepción, se sabía que una secretaria era alguien con muy buena ortografía, excelentes modales, hablaba ingles y tal vez otra lengua, no como las chicas de estos días que escriben “kon hel Q-lo y son vien vabozas……….LoL”  

Para escribir en una maquina, tenias que saber las medidas de las guardas, el colocar la cinta era una tarea delicada y también teclear de manera precisa utilizando cierta presión en algunas frases, escribir una línea y escuchar la campanita que movía la hoja de papel hacia atrás hasta terminar el documento.

Existían técnicos especializados en la reparación de estos artefactos que eran el machete de la mayoría de las empresas de esos tiempos, después la modernización llego y la maquina electronica empezó a llamar la atención de la gente, después computadoras y la historia asi siguió….hasta hoy en día donde los cipotes escriben en pantallitas táctiles caritas felices y avioncitos!

Si Ud. quiere ver una máquina de escribir, busque la oficina del estado más próxima a su casa.

10 comentarios:

claux dijo...

Con lo que me encantaba que mi tía se confundiera para hacer avioncitos con todas las páginas malas. Bonito post ;)

Paola dijo...

Recuerdo mis clases obligatorias de Mecanografia en mi respectivo colegio catolico.
Eran maquinas ancianas que nunca les funcionaban la "S" y para presionar la barra espaciadora necesitabas un martillo.
Otro aparato que quedo para museos y coleccionistas de antiguedades.

Jampedrano dijo...

Claux, yo tambien hacia eso y tambien arranca las hojas del espiral para ponerme a escribir cartas, me salian todas chuecas, pero intentaba.

Paola, tu colegio era lento! necesitaban llamar al respectivo tecnico.....clin!

Anónimo dijo...

Hey es cierto y cuando uno se equivocaba tenia que empezar todo el dcto. Me llega tu blog.

Anónimo dijo...

Excelente post! me hizo remontarme a mi ninez cuando iba a la oficina de mi papa. Recuerdo que tenian tanto de las electronicas como de las normales. Habia una secretaria (Waleska QDP) que ya me tenia una pila de los documentos malos para yo escribir detras de ellos. Recuerdo que fregue varias teclas y me gustaba meter el dedo en la esferita para que se me quedaran pintados de la tinta jajajaja. Buen post Luis, Felicidades

Jampedrano dijo...

Gracias por los comentarios!

Edgardo Mercado dijo...

buen blog,,, me, la verdad en mi colegio tenia asignado la clase, pero como todo colegio publico,,,, no habia catedratico para la clase de mecanografia,,, de un solo nos pasaron a computacion,,,, y que me costo encontrar cada una de las letras para escribir mis documentos,,, iniciaba de izquierda a derecha para buscar cada letra,,, toda una vivencia

Juan Carlos dijo...

Esta excelente el blog Luis, a proposito Claux, cuando te referis a tu tia, de casualidad es mi mama?
Me llega como cerraste con broche de oro... si quieren conocer una...ja ja ja. Si en las oficinas del estado solo con Ipad 2 se manejan, verdad?

Anónimo dijo...

Puchica me he recordado de mis años en el Martha Gregg por cierto ya desaparecio, era tanto el aprecio aquellas maquinas que mas nos tardabamos en sentarnos que en tocar el timbre pues si no llevabas un pinche pañuelo te mandaban a comprar uno claro con la dueña del colegio, ademas de su venta de comida y mayusculas cuotas de colegio se aprovechaba de nuestro despiste sableandonos para que le compraramos el pañuelo disque para limpiar la maquina el cual no podias pedir prestado porque todas lo teniamos que lleva rn la cintura como sindrome de mesera.

Linda Majano dijo...

jaja yo tengo aun en mi casa una vieja maquina de escribir, cuando comenzaba el auge del chat todos se sorprendian por lo rapido que escribia en la computadora, mas no sabian que eso era gracias a que escribi como mil paginas asdf ñlkj jajaja en el cole. Ya en mis tiempos la maestra nos dejaba usar corrector en una letra por pagina como maximo jajaja mi mamá compraba las resmas de papel... que buenos tiempos. (clin)